¡Hasta siempre, Krahe!

Este burdo rumor de que te has ido y que ahora estás, más que nunca, fuera de la grey, me deja con un dolor de garganta inhumano de tanto gritar tu nombre contra el muro del silencio que separa el alba desdichada de la negra noche de la hoguera. Sé que ahora estás fumando un mentolado de los tuyos en las Antípodas de este mundo.  Sé que con tus sortijas y gestos estarás haciendo cábalas y sufriendo de las cicatrices que deja el amor (Eros) y la civilización.

Me han dicho que esta mañana han visto al alcalde de Villatripas paseando por la calle del Pez y se ha tomado, en el Palentino, un buen ron de caña con el Tio Marcial que ha prometido cuidarte en ese vecindario donde si se oye llover es porque un niño hace pis. Don Andrés octogenario ha escrito al Sr Juez una carta, certera como un disparo, diciéndole que aunque todo sea vanidad ha oído que Marieta está llorando junto al salero mientras escucha las canciones de Alfredo Kraus. Eso si que es harina de otro costal, Javier. Por cierto, ¡menudos huevos de corral que tienes Krahe! ¡Mira que irte hoy que es, y será siempre, dos de mayo!

Aquella mujer, que hoy está tan triste como yo, ha  vuelto a casa con la maleta de cuero porque tenía que freírte un huevo frito, plancharte la camisa y poner la lavadora, y ha encontrado a Mariví y a Marta, que ya no porta ninguna pancarta, que estaban allí porque te habían comprado un pijama blanco para que duermas apaciblemente en el cielo.

Gracias Javier por tanto Nembrutal, por quitarnos la vida a diario sin saber porqué, por  invitarnos a seguir los caminos del señor. Sabes que nos ocuparemos del mar y que diremos abajo el Alzheimer cuando cada día te recordemos aunque te hayas ido a una buhardilla que tiene plantas y donde no se está nada mal.

 

Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *