La llamada

la_llamada

Álbum: La llamada

Autor: Ismael Serrano

Año: 2014

 

En una de esas tardes, por ejemplo de domingo, que uno se encuentra encerrado en casa perezoso, con los ojos entreabiertos y el sueño acechando, con la misma vaga vitalidad que tiene una hoja seca del otoño cuando baila con la brisa por el sueño del parque. En uno de esos momentos en que uno teme que le venza la tristeza y que sabe que necesita un revulsivo para levantarse y gritar, y bailar, y reír, y ver y disfrutar la poesía que se encierra en la cotidianidad. En un lugar del tiempo del que uno sólo puede salir si suena el teléfono, si la llamada de un amigo consigue hacerte escapar de la pereza, abrir los ojos de par en par y que el sueño que acechaba deje paso al verbo soñar sempiternamente presente en el interior de un alma revoltosa. Una llamada de un amigo que nos cuente las historias vividas, que nos plantee dilemas irresolutos y nos traiga vientos ajenos que amainen la quietud de nuestras soledades. Una llamada de un amigo que te haga levantarte, gritar, bailar, reír y sobre todo disfrutar de la poesía que encierra la vida.

Ismael Serrano publicaba a finales del año 2014 el disco La llamada. Un trabajo que emana versos hermosos y mensajes comprometidos, ambos colores tan usuales en el lienzo de la voz del cantor que nos eriza la piel cada vez que entona Papá cuéntame otra vez. Un álbum repleto de sonidos transoceánicos, poco habituales hasta ahora en la música del cantautor vallecano, como cumbia, candombe, bachata o son cubano. Es La llamada, cuyo título hace referencia al ritual de percusión por el en Uruguay las gentes son llamadas a salir a la calle a enrolar la celebración de Don Carnal, un disco especial en la discografía de Ismael Serrano. Es La llamada una mezcla entre buenos versos, mensajes comprometidos (fotografía del paisaje) y ritmos latinoamericanos. Buenas muestras de lo primero, los impecables versos y las letras cuidadas que tienen más de poesía que de canción, son Absoluto (“labios como espadas” que diría algún poema de Vicente Alexandre), Éramos tan jóvenes, el desgarrador y reflexivo Ahora que te encuentro, la alegría del más que buen tema Quisiera y el autorretrato, una canción de amor -quizá un mensaje lanzado a la descendencia-, que abre el disco: Apenas se nada de la vida. Siguiendo en esta línea de poesía cantada está el tema Mi problema, basado en un poema del poeta y padre Rodolfo Serrano, que tiene el lujo de contar con la colaboración de Natalia Lafourcade.

Decir que Ismael Serrano es un cantautor comprometido es como decir que el agua quita la sed: una obviedad y a la vez una necesidad. El autor de Vine del norte siempre ha sido un cronista de su época, la poesía es la conversación del hombre con su tiempo que diría Antonio Machado en boca de Juan de Mairena, y por ello Ismael ha cantado y canta a las injusticias del mundo que nos azotan el corazón. Buen ejemplo de ello, en este disco La llamada, es el tema La casa y el lobo, que jugando con el cuento tradicional del lobo y los tres cerditos habla de los desahucios que tristemente copan la actualidad del país, el estado español, que cada día nos defrauda más y más. También el son cubano Rebelión en Hamelín guiña, con acordes y versos, el ojo a esa masa dormida que es la población y la invita a la insurrección y a la rebelión.

Y decía que otra de las piedras angulares del disco, junto a los buenos versos y a la denuncia social, era la música venida del otro lado del océano: la cumbia, la bachata y el candombe. Te ví, con unos maravillosos vientos, es una maleta, facturada en el aeropuerto del amor, cargada con las postales de tantos viajes. Candombe para no olvidar habla, con ritmos del allá, del desamor y de la necesidad de reponerse ante él. Pequeña bachata mediterránea le invita a uno a bailar las calles de un pueblo costero, con sol y alegría veraniega, junto al brazo de una muchacha hermosa. Pequeña bachata mediterránea es un alegato a disfrutar de la vida y enamorarse de unas pupilas que sonrían a la risa que sólo la pasión puede provocar. Y el tema que da título al disco, La llamada, engloba, desde mi punto de vista, el resumen de esto disco: buena letra, denuncia social y ritmo de ultramar que invita a saltar, gritar, bailar, reír y saber que la vida fue un ensayo hasta ahora y hay que salir a la calle a saltar las olas y que la propiedad del cielo (con su libertad intrínseca) cambie de bando.

La llamada es un disco maravilloso pero a la vez es el grito de auxilio que tantos ahogados necesitamos para encontrar la alegría, y la rebelión, que este vida a ratos a nuestros ojos esconde.

 

==============================================================================

Escuchar el disco La llamada en Spotify

Bookmark the permalink.

One Comment

  1. Pingback: Ismael Serrano en Circo Price (15 julio 2015) | El corazón al viento

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *