Grândola de mi querer

La Revolución de los claveles tiene como otras tantas revoluciones: el romanticismo, la dosis de utopía, el deseo de cambio y la bandera de la unión del pueblo. Y además, la Revolución del 25 de abril, tiene la belleza. La belleza extrema. Que en todos los veinticinco de todos los abriles sean besos de clavel el cañón de los fusiles.

Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *