Adriana Varela en el Teatro Real (6 mayo 2017)

Artista: Adriana Varela

Lugar: Teatro Real (Plaza de Isabel II, s/n, Madrid)

Fecha: 6 mayo 2017

 

En la ciudad de los gatos, en vísperas de las castizas festividades de San Isidro cuando la zarzuela toma los teatros, la gata (Adriana) Varela paseó su gran repertorio de tango por la cornisa más alta de la ciudad… por el escenario del mayor de los teatros: el Teatro Real. A los que nos gusta el tango y lo vivimos con un romanticismo casi místico, y más habiendo nacido a este lado del océano, nombres como Gardel, Santos Discépolo, Lepera, Exposito, TroiloGoyeneche nos erizan la piel. Tangos escritos por los anteriormente citados y/o interpretados por ellos nos han hecho llorar y sentir un río de fuego en las arterias al escuchar antiguas grabaciones y ver vídeos en blanco y negro. Por lo que nos sentimos dichososo cuando Adriana Varela, con esa voz que tumba las paredes del pasado para mostrar tras ellas el paisaje del presente, se presenta en el eatro Real con un repertorio tan bien formado como Por una cabeza, Madame Ivonne, Tinta roja, Los cosos de al lado, Malevaje, Nada, Garúa, Fruta amarga, Alma de loca, Malena, Naranjo en flor, Los mareados, Volver, Garganta con arena o el vals Bajo un cielo de estrellas. Dichosos porque Adriana, además de decir bien el tango, explica cada pieza a cantar y nombra a su autor para que el concierto no sólo sea disfrute sino enseñanza de una cultura, la del tango, que en Madrid tenemos presente pero nos falta aprender. Más dichosos aún si los músicos que acompañan a Adriana Varela hacen gala de ser precisos y magníficos para acompañar la voz de la diva argentina, sobre todo los arreglos de piano de Marcelo Macri y los de guitarra de Rafael Varela que dejaron bandoneón, casi tímido ante la voz de Adriana, de Walter Castro en un segundo plano cuando cualquiera pudiera haber supuesto que ese instrumento sería protagonista en una noche de tangos. Adriana consiguió en el concierto convertir el ostentoso Teatro Real en un gran boliche en su diálogo con el público, tanto fue así que incluyó en el repertorio la petición de un espectador que pidió En un feca de Edmundo Rivero, y tanto fue así, lo de hacer del teatro un boliche, que alguien desde palco le dijo que se escuchaba mal y la artista argentina pasó un mal rato ya que no se escuchaba mal sino que, desde mi opinión, la voz de de Adriana se lleva por delante con su personalidad todo refinamiento sonoro que pueda tener el Teatro Real. Un gran repertorio, unos grandes músicos y una cantante, la gata Adriana Varela, que como dice el tango que cerró la noche escrito por Cacho Castaña La gata Varela, no canta sino que dice el tango sabiendo darle al silencio entre versos la importancia que tiene. Como dijo Adriana durante el concierto, como dice el tango Volver de Gardel, esperemos que vuelva con la frente marchita o sin la frente marchita, pero que vuelva a decirnos el tango como nos lo dijo en el Teatro Real.

Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *