Entrevista a Tòfol Martínez

Hace unos días tuvimos el placer de charlar largo y tendido con Tòfol Martínez con motivo del lanzamiento de su disco La verdad y la belleza. De esa charla recuperamos para los lectores de El corazón al viento esta entrevista.

 

ElCorazónAlViento: La verdad y la belleza comienza con una canción llamada Carrusel de mentiras y acaba con el tema Si bailas otra vez que me evade a la búsqueda de la mirada interior . No sé si una de ella es la verdad y la otra la belleza y el resto de canciones quedan entre esos límites, pero sí que sé que el título del disco es muy sugerente y me gustaría preguntarte por él. 

Tòfol Martínez: En el libreto del disco hay un prólogo de Nicanor Cardeñosa, que es un buen amigo escritor de Tossa de Mar, y siempre hablo con él de arte y de las cosas que pasan en la vida… las coincidencias que ocurren… llegamos a la conclusión de que lo único que nos importa a nosotros es la verdad, la belleza y una cosa que no sale aquí que es la magia. La magia existe pero hay que estar atento despierto para encontrar las coincidencias que son magia. Estas ocurren y son señales que van marcando el paso de tu camino. Yo las voy pillando todas porque estoy enganchado a eso; por ejemplo el otro día llego a Madrid y me estoy tomando una cerveza en casa de mi amigo Dani y le digo que necesito parar en verano e ir a la montaña. Y él me dice él que lo que tengo que hacer es viajar e irme a Sudamérica… irme a Argentina. Al rato me hacen una entrevista telefónica, en el programa argentino Pampas rock, y el entrevistador me dice que soy carne de cañón del público argentino porque hago canción con mensaje y también hago blues… pues ese tipo de coincidencias es lo que digo que es magia y hay que estar atentos porque suceden.

Y la verdad que se ha quedado el título como La verdad y la belleza porque realmente, como digo, es lo único que importa. No estamos hablando de una belleza física ni de decir la verdad, estamos hablando de que tú has de confiar en alguien y esa persona te pega una mirada y ahí está la verdad y la belleza… estamos hablando de ese tipo de cosas. Y porque todo lo que rodea a este disco es verdad y belleza; mismamente desde que las canciones no se han hecho para un disco sino que se han hecho desde una necesidad. No una necesidad rollo the artist, sino que yo llego a mi casa y me pasa algo y cojo la guitarra y hago una canción. Como el que llega a su casa y lee el periódico o pone la tele… como yo no tengo tele hago una canción [risas]. Y así todas las canciones son de verdad porque son cosas que me pasan… que por cierto no sé escribir de otra manera y es es un rollo porque si no te pasa nada o no te cuentan nada la producción de composiciones es más lenta. Bueno, pues desde eso, que las canciones no se hicieron para un disco, aunque luego se decidió hacer un disco, hasta el productor o los músicos que han pasado, que es una banda de músicos de lujo, son amigos míos de siempre. El bajista es el primer bajista que tuve con 16 años, el pianista es el director y hemos producido como 10 o 15 discos juntos, el batería es el batería de mi banda de blues, el guitarrista es un ex alumno mío, la corista es mi chica… vamos que todo es muy de verdad… incluso las expectativas son de verdad porque son ninguna [risas]. Lo que yo deseaba con este disco era un reto personal, era hacer un disco que me encantara y que me gustara una vez hecho, cosa que no me suele pasar porque una vez que termino un disco no quiero volver a escucharlo. Y mira con este puede suceder que hoy me vaya de esta entrevista y me lo ponga y lo escuche y lo disfrute. Lo llevo escuchando 3 años y lo sigo haciendo. Es todo muy de verdad y de belleza.

ECAV: Hablas de los tres años que has usado en hacer este disco, que por cierto está entre la publicación de otros dos discos de blues el 1979 y el No panic!. ¿Por qué ha sido este proceso de hacer el disco tan largo? ¿Cuándo decides que ese proceso acaba y ya están las canciones para este disco?

TM: Yo soy muy hiperactivo y hago muchas cosas, además de la rama más artística de hacer canciones o tocar blues o producir canciones, pero también tengo 6 escuelas de música y un estudio de grabación. Cada día de mi vida es muy divertido y diferente al anterior y al siguiente. Por ejemplo el disco No panic!, el anterior, se grabó en una tarde, en 3 horas todos tocando juntos en el estudio y para casa. Y este, La verdad y la belleza, han sido tres años.  Entre medias también he hecho teatro en la obra La puerta de al lado de Peris-Mencheta. Esto viene pormi amigo Litus me lió ya que le había llamado Peris-Mencheta y a la vez Buenafuente para Late Motiv y no podía hacer las dos cosas, así que de lunes a jueves él estaba en Late Motiv y yo en el teatro sustituyéndole y el fin de semana él estaba en la obra. Y aunque era un papel sencillo entre comillas porque no era un papel protagonista pero sí que estaba toda la función tocando, grabando, hablando… fueron siete meses muy intensos y divertidos. De ahí salieron canciones también. Así que en estos tres años además de los siete meses del teatro han pasado también mis escuelas de música, tocar con mi banda de blues, he girado un año con Big Mama Montse -que es un artista de blues maravillosa- y he producido su último disco, he sacado el No panic! el año pasado… y como este disco, estas canciones, no era una cosa de estrategia sino de disfrutarlo pues cuando se ha podido se ha hecho… por eso el proceso ha durado tres años. Y digo que cuando se ha podido se ha hecho y es literal porque por ejemplo la mayoría de voces están grabadas en el camerino del Teatro Marquina.

ECAV: Vienes del blues y sacas un disco que tiene otro lenguaje. Independientemente de que está escrito en otra lengua porque 1979 está en catalán y No panic! en inglés, las canciones también tienen otro lenguaje: unas letras más cuidadas, un motivo, un mensaje… ¿es este disco La verdad y la belleza un paréntesis en tu creación? ¿O un posible cambio de rumbo?

TM: Mira ayer en una entrevista dije que me he levantado por la mañana y me había puesto el OK Computer de RadioHead (que es un disco que me llevaría a una isla desierta), luego cuando fui a buscar el tren me puse a Howlin’ Wolf, y entonces les decía a los entrevistadores que yo soy así… lo mismo me pongo algo muy pop y de repente escucho algo de raíz. Lichis escribió una frase que decía que le gustaba los músicos que conocían la música de raíz y luego tenían la necesaria osadía de escribir sus canciones. A mí me pasa lo mismo. Me encanta la música de raíz pero también me gusta el sonido y la producción. Soy guitarrista y he estudiado mucho para ser guitarrista, claro, pero también he estudiado sobre amplificadores, sobre guitarras antiguas, sobre cambiar pastillas e incluso he estudiado electrónica analógica, que me parecía una cosa muy romántica, para modificar mis micros. Por lo que el cambio radical a lo mejor lo es para la gente que, conociéndome o no, de repente se da cuenta que he grabado blues o que he hecho una gira con Orozco hace mil años, que fue algo que sonó, y de repente esto es muy nuevo para ellos. Pero no es nuevo para mí porque ya con 13 años tenía una banda y hacía yo las canciones que eran pop, y cuando he escrito para otros artistas o cuando dirigí bandas de OT también les hice canciones a algunos de ellos… y he compuesto para cine, he compuesto para teatro, he trabajado, esto no lo había contado antes, para Crónicas Marcianas haciendo los jingles del programa… entonces he hecho muchas cosas, pero sí que es verdad que ahora me expongo a una cosa distinta que es hablar mucho de lo que me duele y de lo que intento arreglar. Además como el proceso ha sido desde el principio al final haciendo las canciones, enseñándoselas a mis colegas, grabándolas… y ahora estoy aquí hablando contigo… Para mí no hay mucho cambio: sigo siendo yo. Aunque es un disco muy distinto, las letras están más trabajadas buscan más el mensaje… pero es que, como decía antes, yo me puedo pasar días escuchando discos de los años 60 de Serrat o de los Beatles y no escuchar nada de blues por eso para mí es muy natural.

ECAV: Escuchando La verdad y la belleza noto mucha carga lírica en las letras y escucho que la música acompaña muy bien a los textos y los arreglos son justos y precisos. Al venir del blues, de lo salvaje de ese género en la interpretación, y tocar en directo estas canciones tan medidas… ¿se te va a hacer extraño aguantar con sangre fría al tocar y evitar la sangre caliente que tiene el blues?

Pues tengo la experiencia de haber tocado con otros artistas, dirigir bandas y hacer giras más grandes de las que hago ahora en sitios con públicos distintos y aforos de diferente tamaño. Por ejemplo cuando toco blues jamás hago un repertorio ni aunque me vaya a tocar al festival más importante del mundo. Nunca. Siempre estoy mirando al público y como note a la gente voy tocando los temas. Este caso, con La verdad y la belleza, es distinto porque es un show con una banda y unas canciones, y estamos montando el espectáculo. Lo que sí que he hecho, y es lo más importante de este proyecto, es no  ser el guitarrista de la banda. Voy a estar tocando la acústica o el piano, tengo un guitarrista muy bueno que hace los arreglos mientras yo rasgueo la guitarra, y voy a estar concentrado en intentar estar en el lugar donde están las canciones. Porque para cantar este tipo de canciones que tienen mensaje tienes que ir allí. Eso me lo ha enseñado Peris-Mencheta en el teatro. Cuando estaba en La puerta de al lado al comenzar todas las funciones decía una frase con un tono de cuentacuentos, y aunque viniera de un día intenso o de haber tenido conflictos personales, al decir eso ya estaba en el lugar. Eso me lo he llevado al escenario ahora. Pienso que no se puede cantar este disco si no te vas a donde están las canciones. Ahora hemos estado ensayando cuatro horas y casi me tienen que sacar en camilla porque me meto en las canciones. Es algo agotador. Es un disco agotador. Marco (Cinelli) –el productor- me decía que no es un disco para escucharlo todos los días pero sí que es un disco para escucharlo toda la vida.

Yo estoy encantado con esta nueva historia y dejar un poco la guitarra. Me he cogido mi Gibson vieja y voy a ir a cantar mis canciones a veces con mis músicos, otras veces con un pianista otras veces solo. El blues la magia que tiene es que no hay orden, no hay estructura en los temas, no está definido quien hace el solo en las canciones… todo es estar ahí o no estar. Es una meditación. O estás o no suenas. Tocar blues es la única manera que he encontrado en mi vida de parar mi cabeza. Y acabo agotado cuando toco blues, pero esto es otra cosa. Aquí sí que veo yo un cambio brutal porque estamos montando un show más medido.

ECAV: Has nombrado al productor Marco Cinelli. La frase de que no es un disco para todos los días, pero sí para toda la vida es bastante acertada desde mi punto de vista. Háblame de cómo presentas las canciones al productor y si se quedó alguna fuera del repertorio del disco.

Se quedaron fuera algunas porque había como 30. Con Marco tenemos un bromance, un romance entre hermanos, y pasa cantidad de magia con él. Igual hace un mes que no hablamos, él vive en Londres, y cuando le llamo ese mismo día le ha ocurrido algo como por ejemplo que su novia le ha dejado. Eso es magia. Que el día que se me ocurre llamarle algo ha ocurrido como si yo lo hubiera sentido. Eso me pasa con él. Y dentro de esa magia pues un día que estábamos haciendo una gira por Cataluña, porque nos conocemos desde hace mucho y él me invita a tocar con él y yo a tocar con mi banda de blues, y estábamos durmiendo en Cadaques en la casa de mi batería, y cuando estábamos ya para irnos a la cama le pregunté si le podía poner una canción. Le puse una canción y me pidió que le pusiera más. Al final le puse todas y el tipo se quedó impresionado porque no sabía que yo hacía eso. Él sabía que yo hacía blues, pero nada más. Cuando escuchó todas las canciones me pidió que las pusiera otra vez y me decía “ahora pon esa que decía tal cosa” o “ahora ponme otra vez la primera”. Y ahí le dije que si quería producir el disco. Accedió. También ahí pasó una cosa mágica porque cuando íbamos a empezar a grabar le pasé una escaleta de gastos en un Excel y le pedí que pusiera el importe de los gastos como productor. Me envió el documento de vuelta y estaba vacía la casilla de sus gastos. Le llamé y me dijo “estas canciones están hechas con el corazón y hay que grabarlas con el corazón”. Vamos que en este disco la producción me ha salido gratis porque Marco no ha querido cobrar por ella.

ECAV: Del productor paso a las colaboraciones. En La verdad y la belleza cuentas con la participación de Litus…

Litus ha grabado en casi todos los discos que yo he producido y hemos hecho giras juntos. Le admiro mucho. Todo el mundo cuando ve a Litus por primera vez sabe que no es un tipo común. Es un estudioso de la música. No sólo te canta todas las canciones de Los Beatles sino que te toca todos los instrumentos y hace todos los coros; los que hacía George, los que hacía Lennon o los que hacía McCartney. Es un estudioso y cuando compone está a un nivel altísimo… al nivel de Jorge Drexler. Por lo tanto no solo era guay que estuviera en este disco desde un punto de vista musical, sino que Litus es parte de mi historia con la música ya que siempre hemos estado juntos, yo soy de Sabadell y el es de Terrasa, nos queremos mucho, hemos vivido juntos, hemos compartido muchas cosas… tenemos una gran amistad y para mí que él esté en el disco es familia.

EVAC: Y Lichis…

A mí siempre me gustó mucho Lichis. “Es la falta de amor la que llena los bares”: alguien que usa una frase así, que no hay que buscar en el diccionario, que es como habla mi madre, como habla mi tía, y te crea una imagen brutal como las que te generan Serrat o Sabina… pues eso es talento. Eso es ser un maestro. Y eso a mí me flipa. Y cuando sacó el disco Modo avión ya me volví loco porque ha conseguido un sonido que no sé si se ha entendido mucho en España: Me vuelve loco. Soy súper fan.

Conocí a Lichis a través de mi bajista Jordi Cobre porque los dos (Lichis y yo) somos muy guitarreros y nos gustan las guitarras antiguas. Una vez yo vendía una Tele Deluxe del 78 y él la quería. Así fue la primera vez que hablé con él. Luego una vez me pasó que me desperté por la noche y escribí una canción, que es algo que nunca me había pasado porque yo escribo cuando me siento a escribir, y ese día me desperté por la noche y empecé a tararear una melodía. El día anterior había escuchado como tres veces el disco Modo avión. Cuando me levanté por la mañana estaba ahí la libreta y la grabadora, le di al play y me gustó mucho lo que había grabado, además era muy Lichis, muy Lichis de esta última época. La canción está en este disco y se llama Eternos. Pensé que me gustaría que Lichis cantara esa canción y hablé con Pepo López y con Jordi Cobre y me dijeron que se lo dijera, que le llamara y se lo preguntara. Como tenía el teléfono de cuando hablamos por la  guitarra un tiempo antes, pues me armé de valor y le llamé. Le dije que había hecho una canción muy inspirada en él y que me gustaría que la cantara. Él me dijo que se la mandara y si le gustaba grababa. También me preguntó si sólo quería que cantara en esa o en otras canciones, así que le pregunté si quería que le mandara todas. Él escuchó todas las canciones y me dijo que prefería cantar en Carta de amor porque le cuadraba más con su momento y le gustaba más. Entonces quedamos en grabarla en Madrid y como yo no tenía estudio le pregunté a Pepe Curioni (que es un bajista que había tocado con Litus) y me dio el teléfono de Capi (que es el productor de Jorge Drexler… quien por cierto que me encanta). Así que de repente me ví grabando con el productor de Drexler, en el estudio donde graba Drexler, con Lichis. La magia otra vez.

ECAV: Por cierto canción, la de Carta de amor, que en Spotify aparece marcada como “Contenido Explícito”.

Es algo curioso. Me llamó Xavi, el pianista de mi banda, y me preguntó porqué pasaba eso y yo no sabía nada. Además que no tiene ninguna cosa rara la canción. Es una carta de amor para mí y nada más. Así que llamé a la distribuidora y ellos contactaron con la chica que cuelga las canciones en Spotify… en resumen nadie sabe porqué pero realmente me encanta que lo ponga.

ECAV: Dijiste antes que las expectativas con este disco son ninguna… por tanto me gustaría saber las esperanzas que tienes con este disco… cómo lo vais a montar, qué banda te acompañará, qué formato usarás…

Pues por ejemplo el concierto del día 24 de mayo en la Fídula lo voy a hacer de la siguiente manera: Litus presenta a Tòfol Martínez. El concierto lo va a abrir él con sus canciones, y el órden será que sube él a cantar, luego subo yo a cantar una canción suya, luego cantamos juntos otro tema suyo y ya sube el pianista y presento La verdad y la belleza. Finalmente acabaremos cantando juntos de nuevo la canción que él compuso para la obra de teatro La puerta de al lado. Canción que nunca hemos cantado juntos porque los días que yo estaba en el teatro él estaba en Late Motiv.

Eso me ilusiona de este proyecto. El inventarme estas cosas. Sé que no puedo hacer conciertos solamente. Hay que hacer otras cosas. Estamos haciendo videoclips, el primero La llave ya salió y ya tenemos el segundo hecho, y el tercero y el cuarto los tengo ya pensados. La verdad que es divertidísimo todo esto. Por suerte económicamente no necesito que pase nada porque puedo ir trabajando con la música y otras cosas, así que estoy jugando bastante -más de lo que yo pensaba- y estoy muy feliz. Como decía es un disco que me encanta y no le pido nada más. Nunca había hecho un disco que me gustara después de grabarlo.

ECAV: Hablamos del disco musicalmente… hablamos de las canciones… pero hay algo en álbum que también llama la atención y es el diseño de la portada y del libreto.

Pues estaba una vez en Granada con unos amigos y me llevaron a una exposición de ilustradores. Me compré un montón de ilustraciones, de pegatinas, de carteles… pero no reparé en el expositor de Verónica (que es quien ha hecho la ilustración). Cuando ya me iba mi amiga Bea me llama y me saca una mochila con una cara de un tipo (que es básicamente la cara de la portada del disco) y me dice que se parece a mí -porque yo antes llevaba el pelo exactamente así y eso puede ver en el segundo videoclip que va a salir-. Una noche en Madrid con Litus tenía yo esa mochila él al ver el dibujo: “esa es la portada de tu disco”. Y de repente lo vi claro. Me puse en contacto con Verónica y me hizo el dibujo de la portada (que es muy similar a su personaje, al de la mochila, pero con algunos matices).

La portada además de ser una cosa naif y con mucha luz, tiene aparte algo de misterioso o inquietante… un matiz que yo no le pedí a Verónica pero que ha conseguido y me encanta.

Luego el libreto me ha costado un mes y medio sin dormir. De él imprimimos ocho pruebas y hasta que no lo vi claro no me decidí. Mira esto [Tòful abre el libreta por la parte central del mismo]… esto es lo que yo veo por la ventana de mi casa todos los días [hay una imagen difuminada en dos hojas sin texto] y está aquí en el medio para descansar. Porque el libreto entre las ilustraciones, las letras y los textos tiene mucho contenido… y esto [sigue mostrando la imagen de la parte central del libreto] está aquí para descansar.

ECAV: Quiero terminar la entrevista volviendo del diseño gráfico a las canciones. Quiero cerrar esta conversación contigo con una frase de la canción Carrusel de mentiras que dice: “qué bonito el camino: mucho mejor que todas mis metas”.

Es que vivo así. Me encanta eso. Ya no como un concepto de lo que hay que aprovechar es el camino… es que a mí las metas me aburren. Lo que me gusta es preparar y planificar. El otro día por ejemplo toqué en Terrasa en un festival de jazz, y el concierto fue muy bien, y me gusta mucho tocar, sin duda, pero no sabes cuánto disfruté en mi casa planificando… ideando… pensando a qué artista llamar para colaborar… etcétera. En Tossa de Mar tengo dos amigos, el pescador Cutu y luego Tomás que tiene chiringuitos, y nos encanta juntarnos e idear planes que nunca hacemos. Nos tomamos un vino y empezamos a planear: vamos a hacer una gira en caravana y se va a llamar Paella Tour y luego vamos a ir a tal sitio… siempre ideas locas que nunca haremos. Y lo bonito es que no las hagamos. Eso es lo maravilloso. Cuando produces un disco, cuando se acaba, sientes un vacío brutal… tantos días trabajando, pensando, hablando con los artistas, grabando, probando instrumentos nuevos… y ¡ya está!… ¡qué aburrimiento la meta! Realmente lo siento así.

Quien quiera seguir el camino de Tòfol Martínez y disfrutar de sus canciones a continuación los enlaces a su web y las fechas de conciertos programados actualmente, así como el enlace para escuchar el álbum La verdad y la belleza en Spotify.

Los conciertos confirmados hasta el momento de Tòfol Martínez son:

Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.