Entrevista a Andrés Suárez

Con motivo del fin de gira “Desde una ventana Tour” nos encontramos con Andrés Suárez en una sala de las oficinas de Sony Music en el Paseo de la Castellana de Madrid. El gallego llega con su guitarra al hombro y atraviesa la oficina saludando, con cercanía y sonrisa franca, a todas las personas que se le acercan o le llaman desde sus mesas. Cuando se sienta en el sofá de la sala que nos han dispuesto para la entrevista, tras pedir un café y recogerse el pelo largo con las manos, me confiesa que está absolutamente agotado, que lleva sin parar desde que salió el disco y que el último viaje, hace tan sólo unas semanas, a Latinoamérica ha sido “tan enriquecedor como cansado ya que ha sido”, según sus palabras, “puro rock and roll: conciertos, viajes, promo… el día que más he dormido han sido cinco horas”. La puerta de la sala se abre y me avisan que tengo 15 mintuos para la entrevista, y a Andrés le anuncian que después de la entrevista tiene que firmar unos documentos y salir disparado a una radio para otra entrevista. Andrés sonríe y mirándome de una manera cómplice me dice “esto es siempre así”. Pero lo dice sin ningún ápice de resignación, sino más bien con la más absoluta satisfacción. En los escenarios el autor de Desde una ventana aparenta ser un tipo cercano, humilde, honesto y educado. Sentado en un sofá de una sala de reuniones de una gran empresa discográfica es el mismo tipo. Da el primer sorbo a su café y me agradece el interés por quererle entrevistar. Enciendo la grabadora, saco la libreta y Andrés Suárez de nuevo sonríe.

ElCorazónAlViento: Andrés llega el final de “Desde una ventana Tour” y en Madrid lo despides con tres conciertos en la Sala BUT los días 27, 28 y 29 de diciembre… todos ellos con el cartel de Sold Out colgado en la puerta. Anuncias uno de los conciertos en acústico, otro con la banda (el bandón) al completo y un tercero, el del día 29, como “formato sorpresa”. Cuéntanos qué es eso del “formato sorpresa”.

AndrésSuárez: Lo he titulado sorpresa porque quería que ocurrieran cosas diferentes. Esto molaba cuando no había redes sociales… ahora con las redes sociales no existe la sorpresa… de repente alguien dice que oyó en un concierto que tal… pero bueno… sorpresa era porque quería acompañarme de invitados de lujo con los que ya cuento véase Ismael Serrano, Víctor Manuel, Nina (Carolina de Juan) de Morgan, Antonio Serrano en la armónica… pero otros invitados me los he callado… es más… lo he hecho a la gallega ya que me han pillado los invitados ahora voy y no digo qué día van… y ahora voy a rizar más aún el rizo… yo creo que para el día 29 habrá sorpresas que la gente no se espera.
Y también, el día 29, por primera vez voy a hacer algo que nunca he hecho, y es que más del 50% del repertorio lo elija el público. Lo anunciaremos por redes sociales en los próximos días. Imagínate pueden pedirme canciones de un disco de hace cinco años. La idea es que hacemos un fin de gira el 27, otro el 28 y el 29 teníamos que inventarnos algo, porque en Madrid han sido sold out todos los conciertos (desde el Price hasta el Teatro de la Luz) y teníamos que hacer algo para premiar al público. A mí no se me ocurre hacer el 27, el 28 y el 29 el mismo show todo los días.

ECAV: Durante la gira se ha llevado a cabo la iniciativa #AbriendoVentanas en la que se ha dado oportunidad a músicos a abrir y participar en tus conciertos. Para este final de gira en la Sala BUT se han organizado durante los meses de octubre y noviembre una serie de micros abiertos en seis locales del circuito de canción de autor de Madrid, con ánimo de elegir a una serie de artistas que te acompañen en los conciertos de la BUT. ¿Cómo surge esta iniciativa?

AS: He de decir, y esto es importante, que yo no he elegido nada. Eso fue una iniciativa de mi discográfica, Sony Music, que me pareció maravillosa. Y si yo estoy aquí sentado ahora mismo y voy a llenar tres veces la Sala BUT en fin de gira es porque en el pasado gente como Pablo Milanés, Víctor Manuel, Ana Belén, Serrat… me han ayudado. Y estaría hablando diez mil horas de gente que me ha echado una mano. Quiero decir he recibido muchísima ayuda de muchos compañeros. La crítica para mí a día de hoy con respecto a las nuevas generaciones, -que por cierto vienen muy fuertes: he estado el otro día con dos chicas en casa que se llaman Yoly Saa y Ainoa Buitrago que tienen 20 años y si las ves cantar y tocar y lo que escriben se te caen los huevos al suelo… yo me quedé en shock-, y como digo como única crítica, si pudiera permitírmelo, es que veo que a ratos [las nuevas generaciones] se olvidan de que sin ayuda en esta profesión no vamos a ningún lado. Yo lo que intenté hacer es un micro abierto en seis locales de la Noche en Vivo y el público y la propia sala elegían. Yo ahí no me metí en elegir y no fui juez de nada. Yo simplemente traté de brindar la misma ayuda que a mí me brindaron otros compañeros hace algunos años.

ECAV: Te preguntaba esto porque por redes sociales se han podido leer muchas críticas del tipo “Andrés Suárez hace un casting para elegir un telonero” y cosas por el estilo…

AS: [Ríe] Si no tienes haters plantéate si las cosas van bien. También me dijeron eso que “este dice que está haciendo una prueba a los chicos”. Las redes sociales son maravillosas y tienes que aprender a reirte de esas cosas. Yo no soy juez de nadie, ni me considero un referente ni un artista ni nada… simplemente sé que hay chavales que antes no podían tocar en el Libertad 8, por ejemplo, y a partir de esta iniciativa han podido tocar y además les vieron 90 personas en el Libertad… o que honor mío y no de ellos cuando se suban a cantar al escenario de la sala BUT que habrá 1400 personas. Y que si quieren y tienen sus discos estarán a la venta en el punto de merchandising. Y no es que abran el concierto porque también subierán durante el mismo a cantar conmigo… y no lo considero un premio, yo no soy un premio para nadie, considero que sí que les van a ver mil y pico personas en ese momento más los móviles que les graben… si con eso puedo ayudarle pues ya le he contestado a los haters.

ECAV: Durante los últimos meses hemos podido ver a través de youtube una serie de canciones que has llamado Sesiones Moraima. Ya en el disco anterior, durante la gira publicaste unas grabaciones del disco en acústico desde diferentes rincones de la geografía nacional… ¿Hay en esto, tanto en las grabaciones anteriores a las que me refiero como estas llamadas Sesiones Moraima , un ánimo de ofrecer a tus seguidores material musical entre disco y disco? ¿O una necesidad tuya propia de no poder estar tanto tiempo sin grabar?

AS: Es que inevitable que uno va cambiando y transformándose desde que saca un disco. Tú sacas un disco y toda tu energía va a ese disco que sale en tal fecha. Todo gira ahí. Los últimos dos o tres meses de tu vida giran alrededor de ahí. Más allá de si vendes o no vendes. Tiene más que ver con “llevo un año trabajando en algo que no sé si a la gente le va a gustar”. Y ahí todo comienza y todo es maravilloso… comienza una gira de conciertos de presentación… todo cantautoril… de colores… pero llega un momento que han pasado unos meses desde la publicación del disco y no puedes sacar otro porque te queda un año de gira por delante. Yo soy muy hiperactivo y pienso “ahora está guay que he sacado esto pero necesito hacer algo”. Una de las cosas que hice en este último año es construir un estudio en la planta baja de mi casa en Torrelodones, los Estudios Moraima, y me apetece mucho abrir las puertas de mi casa a los amigos y que la casa que está repleta de instrumentos pues se llene también de ropa que se vayan dejando los colegas… de vasos de vino vacíos… me encanta esa idea… conseguir un desorden musical caótico… y entonces lo que hice fue llamar amigos como Rayden, Sofía Ellar, Marino Sáiz, Elvira Sastre… gente que quería que grabase… pero sin más producción que una cámara y un micro… decirle a Vicente [el técnico de sonido] que ponga a grabar y que salga lo que sea… un directo desafinado o afinado… con ruidos. Y creo que eso a la gente le está gustando porque se hace una toma única. Es muy de verdad. También lo hice por eso realmente, porque a veces veo videoclips míos, y no es que no me gusten pero es que veo mucha producción, así que necesitaba eso: una cámara y ponte a grabar. Hacer lo que nos dé la gana: fluir.

ECAV: El disco Desde una ventana se grabó con toda tu banda (el bandón) al completo grabando en el estudio en directo como sonáis en los conciertos. Ahora, en estas Sesiones Moraimaa las que nos referíamos, se te ve grabando canciones en un formato más desnudo. ¿Qué idea tienes para el sonido de tu próximo disco?

AS: Voy a hacer un disco completamente distinto. Mira, hice Moraima, que es el disco más exitoso de mi carrera, que fue un disco grabado en directo con las canciones que sabíamos que iban a funcionar, y entonces mi público se enfadó lo que tú no te imaginas cuando yo grabo Mi pequeña historia porque es un disco completamente opuesto… y la gente esperaba Moraima 2. No me da la gana, tío. Habían pasado tres años desde Moraima. Yo era otro. Y bebía otro vino, y besaba otras pieles, y escuchaba otra música, y tenía otra curiosidad, y otras ganas y otro insomnio… y a día de hoy Desde una ventana lleva dos años publicado y estoy escribiendo cosas distintas a entonces… no pude decir que [en Desde una ventana] hice rock, se me ha cae la cara de vergüenza decir que hice rock, pero sí que tenía otra intensidad, el bajo más presente, la batería… pues ahora voy a hacer algo opuesto. ¿Por qué? Porque me apetece.
Sabina dijo algo… Sabina para mí casi siempre tiene razón aunque no comparto su énfasis en algunas cosas… dijo hay que escapar de los fans como de la peste. Creo que es un poco radical, un poco heavy, pero sin embargo hay un fondo en esa frase. Hablábamos antes de los haters. Yo no voy a agradar. Si hago un disco de amor me dirá el del desamor que por qué, si lo hago de desarmor me dirá el enamorado que qué es eso. Así que como digo yo no voy a agradar. La propuesta es por qué no haces lo que te da la gana, y creer realmente en lo que estás haciendo. Yo en esta casa de discos estoy muy a gusto porque nadie me ha dicho nunca nada de lo que tengo que hacer o no tengo que hacer. Me dejan hacer y luego ya vamos a ver como lo vestimos y como lo defendemos. Pero me dejan hacer lo que me da la gana. Y eso es lo que persigo: hacer lo que me da la gana. Sentirme libre.

ECAV: Hace poco en una entrevista decías que habías escrito una canción en un viaje en tren. ¿Dónde quedó aquello de que sólo podías escribir canciones cuando te encerrabas en tu casa de Pantín? ¿El exceso de trabajo ya no te lo permite?

AS: Echo muchísimo de menos eso… pero si me quejo delante de tí de eso soy un hipócrita. Si me quejo de tener tanto trabajo soy un gilipollas. Es que aquello lo tomé como una suerte de verdad mística de termino las canciones en mi playa. Y cuando le dices a tu cabeza que eso ha de ser así pues tu cabeza te cree. Cuando tu nivel de trabajo crece y crece pues como le diga a mi cabeza que termino las canciones en Pantín pues entonces no hago más discos porque no puedo ir… esa es la putada. Voy a aprendiendo y me hace bien esto de escribir en servilletas, en los trenes y en los aviones, cosa que antes no podía hacer. Antes decía me voy a Pantín, me voy a Ferrol, y termino el disco. Si eso fuera una necesidad, si fuera una obligación, realmente lo haría. Cancelaría todos mis planes para hacerlo. Pero es que realmente se está muy bien en Madrid. Se escribe de puta madre en Madrid, y en Cádiz, y en Tenerife, y en Murcia en una habitación de hotel… creo que se trata más de que el paisaje lo hagas tú a tu manera y no te haga el paisaje a tí.

ECAV: Hablando de paisajes. Cuando uno para después de una gira tan exitosa como “Desde una ventana Tour”, ¿el paisaje que se ve da vértigo o te llena de orgullo?

AS: A mí no me da vértigo ninguno. Me da una felicidad absoluta. Un buen rollo de la hostia. Lo que me apetece realmente es, como dice un amigo, “abrazar el premio”. Valorar el momento en el que estoy que es maravilloso: vivo de lo que amo. Y además yo creo que siempre viviré de la canción, no sé si tocando para 50.000 o para 5 personas; pero si el día de mañana me va peor, porque tengo menos voz o canto peor, pues yo me hago un Libertad 8 con la cabeza bien alta… ¿sabes lo que es vender 50 entradas?

Se abre la puerta de la sala donde converso con Andrés Suárez. Se ha acabado el tiempo de la entrevista y él tiene otras obligaciones que atender. Nos despedimos aunque me voy pensando que no hay mejor despedida para esta entrevista que ver a Andrés sabiendo lo complicado que es vender un puñado de entradas en una café. La misma persona que va a congregar a miles de personas en su final de gira en tres fechas en la Sala BUT (más una cuarta fecha en Madrid que se ha anunciado en los últimos días para enero en el Teatro Cofidis) sabe, o más bien no olvida, de lo dificil que es vender 50 entradas para ofrecer un concierto en un local pequeño. El gallego, que pasa de un compromiso de promoción a otro sin apenas tiempo para respirar, nunca pierde la sonrisa como tampoco pierde nunca la sensatez porque su mirada no se ve cegada por las luces de los grandes escenarios, ya que en su memoria no se apaga la luz fría de los vestíbulos del Metro.

Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.