Entrevista a Marc García

Hace unos meses el poeta Carlos Ávila nos visitaba en Radio Vallekas para presentar su disco Justicia poética. Tras la entrevista en antena tuve la suerte de compartir cerveza y conversación con Carlos.  Charlamos sobre canción de autor y música, sobre poesía también, sobre el panorama literario en Madrid y en Toledo, sobre los nuevos poetas, sobre los poetas de referencia, sobre el Festival Voix Vives… y ahí llegamos a Francia, a Sète concretamente, y a George Brassens. Aquella tarde de octubre Carlos Ávila me habló de que un amigo suyo, Marc García, acababa de hacer un disco con traducciones de Brassens al castellano y al catalán. Ese disco al que el autor de Justicia poética se refería es Marc García canta a Brassens y hoy será presentado en Madrid en la Sala Galileo Galilei. Con motivo del concierto y por necesidad de conocer algo más de un disco tan atractivo, hemos podido entrevistar a Marc García. Comparto con los lectores de El corazón al viento la entrevista que le hemos realizado por e-mail al cantautor-poeta catalán.

ElCorazónAlViento: Hola, Marc. Lo primero darte la gracias por haber tan amablemente accedido a que te hiciéramos esta entrevista. En el año 2016 publicas el disco Marc García canta a Brassens, un álbum donde traduces y versionas catorce canciones del cantautor francés. ¿En qué momento llega la música de George Brassens a tu vida y cómo surge este proyecto de homenaje y reivindicación del genio de Sète?

MarcGarcía: Hola, muchas gracias a vosotros por la entrevista y el interés en nuestro trabajo. Brassens llega a mi vida hace algunos años. Entre el 2002 y el 2004 viví en París, terminando mis estudios. No obstante, durante aquella época la figura de Brassens pasó por mi vida solo de forma tangencial. No le hice demasiado caso al tío Georges. Curiosamente, es a mi regreso a Madrid, después del periplo francés, cuando la figura de Brassens reaparece con fuerza. En aquella época conocí a un grupo de poetas de mi quinta, entre quienes se encuentra mi amigo Carlos Ávila. Fue en su casa de la Latina, durante las interminables noches que pasábamos hablando sobre poesía, escuchando música y tocando la guitarra, cuando cantamos por primera vez a Brassens. Quienes nos lo acercaron fueron, cómo no, los maestros Javier Krahe y Paco Ibáñez. Desde entonces, Georges Brassens se instaló en nuestro repertorio en un puesto de honor. Varios años después, Carlos y yo fuimos a ver a Krahe a uno de sus conciertos, con la delirante idea de convencerle para que tradujera poemas o canciones de un libro de Brassens que nosotros iríamos a comprar a Francia. Como es natural, el buen Javier se negó en redondo, pero muy educadamente arguyó que estaba ya mayor para esas cosas. Eso sí, al enterarse que yo hablaba francés y que era poeta, me instó a que lo hiciese yo mismo. Y de esta manera, poco a poco, canción tras canción, durante cuatro años fui traduciendo lo que encontraréis en este disco.

ECAV: ¿Qué criterio seguiste para seleccionar de la extensa lista de canciones de Brassens los catorce temas que componen el disco?

MG: La selección se ha basado en dos criterios. En primer lugar, el gusto. He intentado traducir algunas de las canciones de Brassens que más me gustaban. El segundo criterio es el de la conveniencia. En mi opinión no todas las canciones son susceptibles de ser traducidas con garantías. Creo que una traducción debe lograr no parecerlo, debe tener vida propia. La riqueza de las canciones de Brassens apabulla. Cuando uno se enfrenta por primera vez a toda la batería de juegos de palabras, dobles sentidos y referencias clásicas que contiene una sola de sus canciones dan ganas de abandonar. La clave última supongo que consiste en sumergirte en su figura y en su lenguaje de tal forma que acabes abrazando su mundo y sus ideas, hasta que su voz hable por tu boca. El resto es fácil, solo hay que escribir el poema en tu propia lengua ;-).

ECAV: En el álbum encontramos tantas canciones traducidas al castellano como al catalán. ¿A la hora de componer las canciones han sido las letras de las mismas, y la musicalidad que tú querías dar,  las que han hecho que fueran traducidas en una lengua o en otra? ¿O ha habido un ánimo por tu parte en repartir las traducciones de una manera ecuánime entre castellano y catalán?

MG: En un principio comencé a traducir en castellano y terminé 4 ó 5 letras. Me devané los sesos. El francés es una lengua cuyas palabras son eminentemente agudas. Si embargo, en castellano, priman las llanas. Eso siempre plantea problemas rítmicos y a veces se resiente la consonancia de la rima. Después se me ocurrió probar a traducir una en catalán. Al fin y al cabo todo aquello era un juego que me divertía muchísimo. Mi sorpresa fue mayúscula: el catalán, su terminología y su musicalidad funcionaban extraordinariamente bien para traducir a Brassens. Así traduje un buen puñado de canciones en catalán. Después volví al castellano, más tarde de nuevo al catalán. Al final, hice una selección eliminando aquellas que consideré que no habían quedado todo lo bien que yo quería, introduje un tema traducido por mi hermano Albert García (La Primera Guerra Mundial) y me pareció bien dejarlo en 14. En el disco se alternan una en cada lengua. Para mí le da un punto de frescura, de naturalidad. No sé si tiene algo que ver, pero en mi casa siempre hemos hablado en castellano con mi padre y, con mi madre, en catalán.

ECAV: En cuanto al carácter más puramente musical de Marc García canta a Brassens, el disco se define como una revisión personal y jazzística de las canciones del francés. ¿Quién ha sido el encargado de los arreglos musicales de los temas? ¿En otras palabras: la música ha sido un trabajo conjunto entre todos los músicos (Marc García, Albert García, Jordi Pujol, Ramón Díaz y Emilio Martín)?

MG: Es consabida la influencia que, a nivel musical, Brassens recibió del jazz, de gente como por ejemplo Django Reinhardt. A finales de los 70, un selecto grupo de músicos de Jazz grabó un disco casi totalmente instrumental con versiones jazzeras de sus temas, titulado Giants of Jazz play Brassens. Ese disco me encanta. Como os contaba antes yo vengo del mundo de la poesía. Siempre he tenido a mano una guitarra, siempre he cantado, pero no soy músico profesional. Cuando terminé las traducciones y se las canté a mis amigos, por su reacción me di cuenta de que tal vez la idea de hacer un disco no era tan descabellada. Sin embargo, yo solo no hubiese podido. En este punto es cuando conocí a Jordi, que es un fantástico guitarrista de jazz y un currante nato. Su entrega y su lealtad al proyecto han sido fundamentales para culminarlo. Él me ayudo a montar las canciones y es el responsable de la mayoría de los arreglos. El resto de músicos, también de jazz, Ramón y Emilio, han aportado igualmente su grano de arena durante la grabación del disco. Asimismo, mi hermano que es un excelente cantautor me ha enseñado mucho. Sin todos ellos ni disco, ni conciertos.

ECAV: Lleváis ya una serie de conciertos de presentación del disco en Cataluña, Toledo e incluso en Séte, ciudad natal de George Brassens. ¿Cómo está siendo la acogida del disco en los diferentes lugares donde lo habéis ofrecido en directo? ¿Y sobre todo cómo fue la experiencia en la ciudad de Brassens?

MG: La verdad es que estamos encantados con la acogida del disco. Terminamos de grabarlo en julio de 2016 y, como bien comentas, desde entonces hemos estado en varios lugares importantes. Este pasado otoño tocamos en Toledo, en el Festival Voix Vives de poesía, en el Festival Acròbates de Barcelona y también en las jornadas llamadas 22’VlaGeorges en el pueblo natal de Brassens. Lo de Sète fue una locura. Los franceses adoran a Brassens, lo veneran y son especialmente buenos en la organización de eventos y festejos. La gente de la Asociación CAP Brassens nos trató como a marqueses. Tocamos en una gran carpa de circo, con un público de unas 250-300 personas que las cantó todas. Algunos incluso las bailaron. Yo me sentí muy a gusto. Siempre me gusta dialogar con el público durante los conciertos y hacerlo en francés, con mi acento, fue muy divertido. Al día siguiente la abuelas nos paraban por la calle al grito de “les artistes espagnols!”. Para fliplar, vamos…

ECAV: Este martes 28 de marzo tendremos la oportunidad de disfrutar de Marc García canta a Brassens en la Sala Galileo Galilei de Madrid. ¿Qué puesta en escena y repertorio vais a ofrecer en el local madrileño el día 28?

MG: El martes traemos la caballería. Viene la formación al completo. Estaremos los 5. Tres guitarras, batería y bajo eléctrico. El espectáculo ha ido creciendo, evolucionando desde la grabación del disco. Hemos trabajado bastante la polifonía y en algunas canciones incluso cantamos los 3, Jordi, Albert y yo. Para el martes traemos todo el repertorio en castellano y algunos temas en catalán. Además, hemos incorporado varias sorpresas para Galileo, sorpresas que garantizo que van a gustar a todo amante de Brassens. Pisar el mismo escenario donde actuaba Krahe y donde tantos otros referentes aún lo hacen es un lujo.

ECAV: Te preguntaba al comienzo sobre el origen del disco, sobre cómo llegaste a la música de Brassens y qué te llevó a embarcarte en este proyecto, y ahora me gustaría saber dónde te gustaría llegar con él de una manera realista y también idealista.

MG: Honestamente ya hemos llegado mucho más lejos de lo que imaginaba llegar. Hace poco, gracias a todo esto tuve ocasión de conocer a Paco Ibáñez después de uno de sus conciertos. Le había hecho llegar el disco hacía tiempo y aquel día, en el camerino, aprovechó para decirme que le había gustado. Estuvimos charlando unos minutos y hasta me cantó una canción en provenzal de Pière Pascal. Entre nosotros, ¿qué más se puede pedir? Ah bueno sí, tocar en el Olympia de París ;-).

ECAV: Marc, te agradezco tu tiempo y tus palabras. Como buen amante de la música de George Brassens que soy y mal francoparlante que también soy, te agradezco que hayas hecho el disco Marc García canta a Brassens, y te deseo todo lo mejor en este concierto del día 28 de marzo en Madrid y en todos los que vengan en el futuro. Si tuvieras algo que añadir a esta entrevista, ahora es el momento. Moltes gracies i bona sort.

MG: Moltes gràcies a vosaltres, companys. Nada que añadir, el resto lo tenéis que ver en directo en Galileo Galilei el martes a las 21:00. Para el que no pueda venir, el jueves 30 volvemos a tocar, pero esta vez a las 19:30 en el Matadero LAB de Toledo. Salud!

Página web del proyecto Marc García canta a Brassens: https://www.marcgarciacantaabrassens.org/

Facebook: https://www.facebook.com/MarcGarciaCantaABrassens/

Las entradas para el concierto de Galileo Galilei del martes 28 de marzo se pueden comprar en este enlace: https://www.ticketea.com/entradas-concierto-marc-garcia-canta-brassens-galileo-madrid/

Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *